Thom Yorke platica con Cumberbatch para Interview Magazine


Hemos traducido para ustedes la cordial conversación del líder de RadioHead  y Benedict Cumberbatch, cuyo original está en el portal de Interview Magazine

Benedict Cumberbatch
por Thom Yorke

El actor nominado al Óscar brilla de nuevo en una película biográfica de Tomas Alva Edison, pero el secreto de su éxito está más allá de la cámara, en su propio camino sinuoso hacia la iluminación.

Parecen más de siete años los que han pasado desde que que Benedict Cumberbatch se vistió por primera vez con la gorra de cazador de Sherlock Holmes, el detective sorprendentemente incisivo pero socialmente inepto en la serie de la BBC que catapultó su carrera en Hollywood. Eso es porque, en el tiempo subsiguiente, el actor nacido en Londres se ha graduado de la obsesión de sus fans para convertirse en una superestrella de las franquicias, mientras aparece constantemente en una sucesión de proyectos de prestigio en el teatro, el cine y la televisión. Su mezcla de dignidad y humildad funciona excepcionalmente bien en mundos fantásticos: como Khan en Star Trek Into Darkness (2013); como Smaug el dragón y el Nigromante en la serie de películas Hobbit (2012, 2013, 2014); y como el Dr. Stephen Strange en Doctor Strange de Marvel (2016), un papel al que volverá en Avengers: Infinity War el próximo año. De vuelta en el planeta Tierra, Cumberbatch tiene una habilidad especial para habitar las mentes de los genios, describiendo con empatía al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en The Fifth Estate en 2013; Alan Turing en The Imitation Game al año siguiente (por la cual obtuvo nominaciones al Globo de Oro y al Premio de la Academia); y, más recientemente, Thomas Edison en The Current War, que estará en cines el próximo año.

Ahora con 41 años, Cumberbatch es considerado uno de los actores más exitosos y ambiciosos de su generación. No se le haría justicia al sugerir que tiene una veta seria, pero como su amigo, el legendario rockero Thom Yorke, está decidido a probar, todos los hombres, sin importar cuán concentrados, contengan multitudes.

THOM YORKE: No tengo ninguna cronología para mis preguntas. Mi enfoque es un poco más aleatorio, un poco más tipo Just Seventeen [una extinta revista británica para adolescentes]. De hecho, quiero comenzar con el año que enseñaste en un monasterio en Darjeeling cuando tenías 19. ¿Cómo fue esa experiencia?

BENEDICT CUMBERBATCH: Fue en una comunidad tibetana exiliada, a las afueras de Darjeeling, en la frontera. Era una pequeña ciudad estación en la colina. Yo era uno de los cinco maestros que había hecho un curso de capacitación. Fue extraordinario, pero fue una experiencia bastante aislada.

YORKE: ¿Cuánto tiempo hiciste eso?

CUMBERBATCH: Fueron cinco meses. Pasé medio año haciendo trabajos raros para acumular fondos para el pasaje aéreo y pagar el curso. No te pagan por la enseñanza; te pagan en experiencia. Estás rodeado por los monjes y sus vidas. Era un pequeño monasterio, y el piso arriba era el templo. Yo vivía en el piso inferior, que estaba bastante húmedo y tenía enormes arañas. Creo que fue casi al final de la temporada de lluvias; no puedo recordarlo, pero hacía frío. Y como estaba tan arriba, abrías la ventana y las nubes eran como hielo seco rodando sobre el escritorio. La naturaleza estuvo siempre presente; era increíblemente bello, como lo fueron el espíritu, la naturaleza, la filosofía y la forma de vida de estos monjes.

YORKE: Parece que absorbiste mucho de eso, solo por estar allí. No tienes que estudiarlo.

CUMBERBATCH: Exactamente, simplemente se filtró. Las personalidades de los monjes eran más fuertes que cualquier lección.

YORKE: Esa es la máxima enseñanza, ¿no es así?

CUMBERBATCH: Lo es. Al final, tenía tanta curiosidad por saber qué demonios estaban cantando, por qué estaban haciendo lo que estaban haciendo y cómo hacerlo yo mismo. Yo estaba como, “¿Cómo puedo ir más adentro de este mundo?” Después del curso, hice un retiro de dos semanas con uno de los otros maestros.

YORKE: ¿Tenías 19 años y te inscribiste para sentarte en un cojín durante cuántas horas al día?

CUMBERBATCH: Muchos. Y solo durmiendo como cuatro, y comiendo, algo como avena y tal vez un poco de guisado. Esa parte del retiro fue intensa. Estábamos con los monjes, Dios mío, qué disciplina tenían. Fue revelador. Existen estas historias y parábolas y herramientas con las cuales canalizas tu concentración y meditación y práctica, y comiezas el camino hacia la iluminación. Fue un poco de culto; hubo algunas miradas nerviosas y extrañas entre los occidentales. La persona que nos supervisaba vio que estábamos realmente comprometidos, pero también vio que era demasiado. Nuestras mentes ocupadas tuvieron que ser reprimidas. Pero fue la oportunidad de comenzar algo. Estoy tan agradecido de haber tenido esa experiencia.

MIRA LA SESION FOTOGRÁFICA CON MIKAEL JANSSON AQUÍ

YORKE: Me sorprende que se hayan apuntado para esto chicos de 19 años . Si yo lo hubiera hecho a esa edad, probablemente habría huido y habría encontrado algo para beber o fumar. En cierta forma, estoy celoso de hayas tenido esa experiencia a esa edad, porque presumo que te forjó para la vida en una forma diferente.

CUMBERBATCH: Fue considerable. Realmente no puedo superar la generosidad de nuestro maestro. Él dijo: “No te castigues a ti mismo”. Vas a ser un estudiante en una universidad en el norte de Inglaterra. Necesitas tener tus experiencias y tu diversión y no juzgarte a ti mismo. No viva en la culpa y el arrepentimiento”.

YORKE: Lo que habría dado para que alguien me dijera eso a la edad de 19 años. [Ríe]

CUMBERBATCH: ¿Cuál fue tu experiencia a esa edad? ¿Estabas buscando algo?

YORKE: Me tomé un año libre después de la escuela, básicamente haciendo trabajos de mierda, ganando suficiente dinero para grabar demos y enviarlos. Y luego me aburrí de eso y me fui a la universidad de arte, y tuve una trayectoria completamente diferente. La universidad de arte me dejó alucinado, porque por primera vez experimenté estar con personas creativas y sentir que pertenecía. Pero la ambición y la obsesión que tenía se debilitaron más adelante, y realmente podría haber conocido a alguien, en ese momento, sentándome y ocupándose del otro lado de mí.

CUMBERBATCH: Sí, pero luego fui en la otra dirección completamente, y no como una especie de clara rebelión clara. Me convertí en una especie de fiestero. Tuve un accidente grave. Mi salud sufrió. Solo estaba exagerando. Esa persona no podría estar más lejos de la que surgió de esa experiencia anterior. Retrocedí gravemente.

YORKE: Tenía curiosidad por saber si alguna vez te tomaste un largo período y te alejaste de la trayectoria en la que estás. ¿Alguna vez siente la necesidad de bajarte del tren? La razón por la que pregunto es porque, como estaba siguiendo mi trayectoria, nunca vi fuera de ella. Nunca pensé en eso hasta que un día yo ya no estaba en mi cuerpo. Tuve un choque completo y tuve que parar, durante mucho tiempo. Y luego comencé a estudiar meditación. Y cuando finalmente me asenté, me encontré en un retiro, sentándome sobre un cojín, y fue como si alguien me hubiera puesto una radio en la cabeza y la hubiera encendido al tope. Yo estaba como, “¡Oh, Dios mío!”

CUMBERBATCH: Es tan fuerte cuando te detienes a escucharlo. Porque solo estás fluyendo todo el tiempo, escogiendo lo que sea más ruidoso o lo más negativo.

YORKE: Me sentaba en mi estudio, y tan pronto como comencé a trabajar, las voces empezaron a decirme, “No puedes hacer esto, no puedes hacer eso”, así que tuve que parar. Tuve que resolverlo.

CUMBERBATCH: Definitivamente tuve descansos en ese sentido. Y estoy sorprendido de la trayectoria en la que has estado. Las demandas incesantes de las discográficas, todo eso. En muchos sentidos, creo que estoy en una trayectoria más lenta. Es algo en lo que tengo que trabajar: separar lo que realmente importa, conservar la energía sin preocuparme por lo que piensen los demás. Quiero decir, nada realmente te prepara para todas esas cosas.

YORKE: Pero tuviste padres que estaban en el mismo negocio.

CUMBERBATCH: Eso ha ayudado muchísimo. Sin embargo, sus experiencias fueron diferentes a las mías. Yo no era un niño actor mocoso; no viajé con ellos en el circuito. Pero eché un vistazo a su mundo, así que supe en qué me estaba metiendo, hasta cierto punto. Y son una fuente constante de conexión a tierra. Mi motivación más grande en la vida es hacerlos sentir orgullosos. Pero incluso eso tiene que detenerse en un punto.

YORKE: Así que esta película que está a punto de salir, The Current War , sobre la batalla entre Westinghouse y Tesla, es algo con lo que mi compañero de banda Ed [O’Brien] se obsesionó hace unos años cuando leyó un libro sobre el tema.

CUMBERBATCH: Se trata de estos hombres increíbles, esta enorme falta de comunicación y egos. Resultó en una oportunidad perdida de colaboración como ninguna otra.

YORKE: Viviríamos en un planeta diferente si Tesla hubiera ganado esto.

CUMBERBATCH: Pero él era un extraño en Nueva York. La gente no entendía su acento serbio. No ayudó que hablara como un profeta. Estaba hablando de cosas que había formulado en su mente, pero no tenía modelos para proveer energía de manera inalámbrica, y mucho menos la comunicación. Como todos los visionarios, se atrevió a formular más allá de las limitaciones del status quo. La terrible lección de la historia es que con demasiada frecuencia ignoramos a estas personas, solo porque son extranjeros o diferentes de nosotros.

YORKE: Pero construyó algunas de estas cosas, ¿sí?

CUMBERBATCH: Su trabajo todavía influye enormemente en la forma en que vivimos nuestras vidas. Y voy a olvidar cada cosa que realmente hizo. [Risas] Es sin duda el personaje más extraordinario, Westinghouse es el más humano y Edison el más defectuoso. Tienes a estos tres hombres tratando de comprender o controlar la corriente eléctrica: Edison es muy empresarial; Westinghouse tratando de construir el vínculo de las amistades y llevar su sistema a un mercado masivo; Tesla trabajando para Edison; Edison no siguiendo el consejo de Tesla y va con Westinghouse y forma una relación. Tesla le dio a Westinghouse sus patentes. Es asombroso. La verdadera tragedia es lo que pudo haber sido.

YORKE: Bien, ahora las preguntas estúpidas. Hora de Just Seventeen. ¿Eres bueno para decir que no?

CUMBERBATCH: No.

YORKE: [Ríe] ¿Eres un buen conductor?

CUMBERBATCH: Creo que soy un muy buen conductor. Aparentemente, la causa de la ira del camino -como con la mayoría de la ira- es algún tipo de complejo de superioridad, que, sólo Dios sabe, los autos fomentan.

YORKE: El mejor momento para escuchar música es en el automóvil.

CUMBERBATCH: Oh, sí. Escuché por primera vez tu álbum A Moon Shaped Pool mientras conducía por tu condado de origen.

YORKE: ¡Un plug!

CUMBERBATCH: Un plug. Fue fabuloso. Fue una excelente manera de escucharlo por primera vez.

YORKE: Definitivamente fue escrito para automóviles. Bien, otra: ¿Confías fácilmente?

CUMBERBATCH: Sí.

YORKE: Tienes que hacerlo, ¿verdad?

CUMBERBATCH: lo haces, y a veces no lo haces. A veces, durante una conversación con un periodista, -donde estás respondiendo cosas de las que nunca hablas normalmente, ni siquiera con algunos de tus amigos más cercanos-, terminas confesándote y no piensas en la amplificación de eso. No importa cuán sofisticados sean estos periodistas, tienen editores o inclinaciones políticas detrás de sus publicaciones, lo que significa que, básicamente, van a dar forma a lo que has dicho en un artículo que ya han escrito. Entonces debes ser muy cuidadoso con tus palabras. Todavía encuentro eso difícil, como cualquier persona que trate con la prensa te lo dirá. Por eso es bueno como en este caso-, hablar con un amigo. Pero a veces, con un café y una sonrisa amistosa, empiezo de repente a hablar sin pensar cómo se va a leer.

YORKE: Bueno, te detendré si creo que estás cavando un agujero, ¿de acuerdo?

CUMBERBATCH: Por favor, gracias.

YORKE: ¿Eres espontáneamente tonto?

CUMBERBATCH: Espontáneamente tonto es una calificación que no estoy seguro de poder aceptar.

YORKE: ¿Has huido de problemas o das la cara?

CUMBERBATCH: Creo que he tenido reacciones emocionales a las cosas muy instintivas y algunas veces he dicho cosas sin pensar. Ser demasiado emocional nublaba mi juicio.

YORKE: ¿Estás hablando en términos de lo que le dices a la gente?

CUMBERBATCH: Situaciones donde lo que digo hace eco mucho más allá de lo que es saludable. Me encantaría que solo fuera el trabajo lo que hable. Estamos en posiciones donde las personas nos hacen preguntas; quieren saber más que solo el trabajo. Y puede ir a áreas en las que he cerrado la boca, ya sea que sea demasiado sobre mi vida privada o demasiado testarudo sobre las cosas del mundo. Creo que lo mejor que puedo hacer -esto lo he aprendido de gente mucho más sabia que yo- es hacer un trabajo muy bueno y tranquilo a puertas cerradas.

YORKE: Cada vez que tomas cualquier tipo de postura moral, obtendrás fuego.

CUMBERBATCH: Hay otras personas a quienes no les importa gritar desde el púlpito y ser juzgados por ello y hacen un montón de cosas buenas, reales, en el terreno, que cambian la vida. Entonces creo que a veces puede ser un acto de equilibrio.

YORKE: Creo que sea lo que sea que elijas hacer, no puedes encontrarte en una posición en la que estés dañando tu capacidad de hacer el resto de lo que haces. Me he encontrado en esas posiciones demasiadas veces.

CUMBERBATCH: No me llamo a mí mismo un experto porque he interpretado expertos. Sé un poco sobre muy poco. Pero es muy difícil no sentirse atraído a decir algo, especialmente si tiene que ver con el trabajo.

YORKE: Hablando de tu trabajo, ¿alguna vez tomaste un papel y luego llegaste a un punto en el que sentiste “Está fuera de mi alcance” y quisiste salir?

CUMBERBATCH: Muchas veces. Pero si no puedes fallar, nunca podrás mejorar. Y estos no fueron fracasos totales, estas empresas, pero había muchas cosas que no estaban bien con respecto a ellas. Uno de los primeros papeles que tuve en el escenario fue con un director brillante en una obra brillante con un elenco brillante, pero no pude encontrar el camino al corazón del personaje. Me encontré esforzándome mucho.

YORKE: ¿Solo en los ensayos o cuando comenzó?

CUMBERBATCH: Cuando comenzó. Me sentí perdido. Fue en Rhinoceros [la obra de Eugène Ionesco]. No me importa decir el nombre porque ya lo he hablado. Fue en parte por dónde estaba mi cabeza entonces y fue un gran salto de disciplina. No creo que estuviera preparado para eso. Creo que no tenía el equipo de herramientas completo para hacerle justicia. Es una obra muy difícil, una parte extraordinariamente difícil y nunca sentí que realmente lo hice bien. Lejos de eso. Hasta cierto punto, con Hamlet fue el mismo. Pero no tiene nada que ver con la producción o cualquier otra cosa; el desafío de hacer eso noche tras noche fue simplemente el más extraordinario.

YORKE: ¡Fue entonces cuando nos conocimos! Recuerdo que entré en tu camerino y no tenías porque estuviste haciendo cuatro semanas de presentaciones y matinés, ¿verdad?

CUMBERBATCH: Ocho semanas de espectáculo.

YORKE: Estabas haciéndolo completamente emocional, tendiéndolo todo en el suelo, haciéndolo una y otra vez, levantándote por la mañana, corriendo y luego volviéndolo a hacer. Me hubiera vuelto completamente loco.

CUMBERBATCH: [Ríe] No, no lo harías, el entrenamiento me dio los elementos básicos para superarlo. En una producción a esa escala, en un teatro tan grande, al principio vas a tener dificultades para mantener tu voz a la perfección. Todo el trabajo que hice -las dominadas y las flexiones- ayudaron a mantener mi cuerpo en forma. Hamlet, el espectáculo, es un entrenamiento cardiovascular de aproximadamente tres horas, sin importar el elemento mental y desgarrador del alma.

YORKE: Estuve muy impresionado. Vi en ti a un hombre que se ha dedicado a su trabajo, mientras yo me quejo de tener plazos. Tengo un par de preguntas más al estilo de Just Seventeen. ¿Tienes zapatillas?

CUMBERBATCH: Sí, demasiados.

YORKE: ¿Tienes anteojos de lectura?

CUMBERBATCH: No, pero soy miope. Los necesito para ver películas o conciertos. No es una afectación hípster. Tengo mala vista. Así de ridícula es mi vida: me hice el examen para lentes de contacto, pero no he encontrado ni medio día para ir al oculista.

YORKE: ¿Caminas por la casa murmurando tus líneas?

CUMBERBATCH: Diablos, sí.

YORKE: Mi novia hace eso.

CUMBERBATCH: Realmente es la única forma, a menos que tengas a alguien contigo en todo momento que pueda leerlos contigo.

YORKE: Iré caminando por la casa y escucharé esta charla. Y yo estoy como: “¿Qué diablos es eso? Oh, ella está practicando sus líneas”. [Tíe] Es como si alguien hablara en lenguas.

CUMBERBATCH: ¿Ella también hace las señas de otras personas para sus líneas? Mi papá solía hacer eso. Es extraño escuchar a tu papá hablando con tu papá.

YORKE: Sí. ¿Practicas riendo o llorando? Tengo esta imagen de Benedict en el baño haciendo “ja, ja, ja, ja”.

CUMBERBATCH: Probablemente lloré en el baño. Sin embargo, trato de no hacerlo, porque tengo gente en mi casa que estarían perturbados porque su padre tiene un cambios de humor tan extraño y aislado. Creo que es importante poder hacer algo de eso en algún tipo de espacio cerrado. Se trata de encontrar factores desencadenantes e intentar encontrar eso dentro de tus personajes y sus historias, y no dentro de tu vida, porque eso puede descontrolarse. La risa y el llanto son muy similares, lo que le sucede a tu cuerpo. Es un proceso muy similar en tu diafragma. Como un músico, tienes que hacer tus escalas de vez en cuando y calentar tu voz.

YORKE: ¿Tienes una buena relación con tu ego? Ya sabes, ese pedazo de ti que te da lo que necesitas para hacer las cosas que tienes que hacer, pero al mismo tiempo puede comenzar a controlar las cosas si no tienes cuidado.

CUMBERBATCH: Esa es una muy buena manera de decirlo. Y, sí, creo que he encontrado ese equilibrio. Pero tengo trampas. Tengo respuestas emocionales a cosas que realmente no son sobre mí. Son sobre otras personas.

YORKE: ¿Cuando estás en modo de trabajo?

CUMBERBATCH: Sí. Es algo en lo que tengo que trabajar: separar lo que realmente importa, conservar la energía sin preocuparme por lo que otros piensen.

YORKE: ¿Traes tu trabajo a casa contigo?

CUMBERBATCH: Cuando entro por esa puerta, es acerca del hogar. Si no hiciera eso, me consumiría una sola cosa y dañaría a las personas que me aman. Y eso dañaría el trabajo.

YORKE: ¿Harás teatro otra vez?

CUMBERBATCH: Hay planes en marcha en un futuro no muy lejano, pero no este año.

YORKE: ¿Escribes? Tengo la sensación de que escribes, pero no se lo enseñas a nadie.

CUMBERBATCH: Tienes toda la razón. Pero no creo que pueda llevar mi escritura a guiones o novelas. Es muy esporádico.

YORKE: ¿Cómo te sientes acerca de las palabras que has escrito?

CUMBERBATCH: Mi escritura es bastante pobre. A menudo pienso: “¿Para quién es esto?”. A veces son impresiones del día o de mi vida o de ficción. A veces se trata de cosas que quiero recordar o trato de escribir en un francés realmente horrible.

YORKE: ¿Eres bueno en francés?

CUMBERBATCH: No, en absoluto. Pero es una de mis ambiciones. Me gustaría poder soñar un día en francés. El italiano y el francés son los dos idiomas que me gustaría saber.

CUMBERBATCH: ¿Cómo es “besos” en italiano? No puedo recordarlo.

YORKE: Baci, baci.

CUMBERBATCH: Baci, baci.

YORKE: Baci, Cumberbatch-y.

CUMBERBATCH: Esto es muy Just Seventeen. Por favor no uses eso.

YORKE: ¿Te imaginas terminar con eso?

THOM YORKE ES EL LÍDER DE LA LEGENDARIA BAND DE ROCK RADIOHEAD. RECIENTEMENTE COMPUSO LA MÚSICA PARA LA NUEVA VERSIÓN DE LA PELÍCULA DE HORROR SUSPIRIA, QUE SALDRÁ EL PRÓXIMO AÑO.

 

Anuncios

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.