Etiquetas

, ,


BENEDICT CUMBERBATCH: BILD SE REÚNE CON EL HÉROE DE LOS ÓSCARES PARA UNA ENTREVISTA

Por Norbert Körzdörfer (Fuente original aquí)

Bild y Cumberbatch

Benedict Cumberbatch se echa en el sillón vistiendo una camisa de leñador roja y negra. Ahí se tumba y bosteza el favorito al Óscar. 

Interpreta brillantemente al genio secreto que ganó la Segunda Guerra Mundial en el drama psicológico “El Código Enigma” (se estrena el 22 de enero).

  • Benedict Cumberbatch (38 años) es la estrella mundial del mañana. Su más ferviente fan: Harrison Ford (¡de 71 años!). Él es “Sherlock”, el villano de “Star Trek”, el dragón de “Hobbit”, etc.
  • En privado es un inglés y un caballero. Su boda la anunció en un pequeño anuncio clasificado del “Times” (pronto será papá). En Inglaterra es una superestrella. El mundo lo conocerá [pronto].
  • Es esbelto, rápido, largirucho, relajado. Tiene la voz profunda y cálida de un osito de peluche serio. Ama los relojes (Omega), la vida en el campo, las motocicletas, los pubs, Londres.

BILD: ¿Usted interpreta a Alan Turing (falleció a los 41 años), el genio olvidado, quien mediante el desciframiento del código Nazi probablemente ganó la Segunda Guerra Mundial?
Su voz se alza hasta casi un chillido: Una de las más grandes mentes del siglo. Pero casi nadie lo conoce. Fue el precursor de las computadoras modernas. Debido a que él forzó la máquina descifradora alemana ‘Enigma’, ¡los aliados pudieron ganar la guerra! Eso fue lo que dijo Churchill. Pero durante 51 años eso fue un secreto de Estado.

¿Es usted también un fanático de las computadoras?
Ríe: ¡No! Trato de escaparme de ellas. Un iPhone y una laptop son cosas geniales, pero también peligrosas. Todavía no logramos entenderlas del todo. Y te vuelves transparente. Yo utilizo la computadora por mi trabajo. Obvio que también celulares. Pero de preferencia vivo fuera de línea.

¿Cómo es el hombre detrás de la estrella?
Soy de signo Cáncer y así es mi naturaleza: amoroso, protector, fuerte. Pero también soy un soñador, un poco loco, reservado. Nunca publicaría en Twitter o Facebook.

¿Qué es lo que lo hace feliz? 

Amo el campo, el mar, mi momento preferido del día es el alba.

¿El precio de la fama?
Mis padres fueron actores, ellos la tuvieron más difícil que yo. Amo mi trabajo y puedo vivir de él. ¡Fantástico! Desde que interpreto a Sherlock Holmes, obviamente me reconocen en Londres. Pero tengo un truco: miro más allá de la gente hacia un destino lejano y camino muy rápido. Una bufanda es mi máscara. Trato de hacerme invisible, en medio de la gente. Pero tengo el trabajo más hermoso del mundo.

Él no es guapo, pero magnético. Tiene cara larga y alargada. Un poco como el perezoso Sid de “La Era Del Hielo”. Ojos pequeños, juntos, intensos, azules: “Creo que en los ojos se puede ver el alma. Yo miro primero a las personas a los ojos”.

Tiene millones de admiradoras que se autodenominan “cumberbitches”. ¿Se siente usted un símbolo sexual?
Ríe: ¡No!

Es un optimista. Un minimalista. Un ratón de biblioteca (libro preferido: “El Guardián Del Centeno”). Fue educado en internados (en la escuela de elite Harrow, igual que Churchill). 

¿Qué es lo que le motiva?
Cada película es una nueva vida. Trato de humanizar a grandes personajes. Todos tenemos errores, peculiaridades, debilidades y fortalezas, la vida es una comedia y una tragedia humana. Alan Turing fue un genio excepcional… y homosexual. Bajo amenazas de cárcel se dejó castrar químicamente, sólo para poder continuar investigando. ¡Eso lo llevó a la muerte a los 41 años! ¡Es una locura!

(Se sospecha suicidio con cianuro de potasio en una manzana.)

Se pone su chaqueta de cuero Belstaff.
“Lo que más me gusta es manejar en motocicleta sobre el campo y a través de la ciudad”.

Un sentimiento de libertad. 
Él es una especie de Caballero. [N.T.: Caballero medieval].

Anuncios