Entrevista con Cumberbatch para Variety EUA


 Benedict Cumberbatch se mantiene fiel a su
identidad en plena Temporada de Premios
Trad. Lu.V. – Fuente original (aquí)

A Benedict Cumberbatch le preocupa que el mundo se esté cansando de él. Aunque el actor, que saltó a la fama como el personaje principal en la serie de la BBC «Sherlock«, ha tenido desde hace mucho una ferviente y ruidosa base de admiradoras, rápidamente está emergiendo como actor principal. Su protagónico en «El Quinto Poder«, del año pasado, tropezó estrepitosamente, pero lo compensó con creces con papeles extremadamente diferentes en «Las Vueltas Del Destino» y «12 Años Esclavo«. Y ahora se le pronostica su primera nominación al Óscar, interpretando al descifador de códigos Alan Turing en el nuevo drama «El Código Enigma«.

benedict-cumberbatch-oscar-run
FOTO: Pari Dukovic para Variety

 Cumberbatch, quien hizo una breve parada en Los Ángeles desde el set de filmación en el Reino Unido de la miniserie de la BBC «The Hollow Crown: Richard III» para publicitar «El Código Enigma«, está disfrutando de la atención, a pesar de su aprensión por estar sobreexpuesto. «Entre más trabajas, más tienes que hacer publicidad», dice. «Es lo único que me preocupa – la idea de que la gente se canse de mí no por lo que estoy haciendo como actor, sino por mi proliferación en los medios».

En una entrevista con Variety, el inteligentísimo actor de 38 años es a menudo modesto y ocurrente. Sobre el haber estado en cama en Inglaterra cuando se enteró que había ganado el premio Emmy por «Sherlock» en septiembre: «Literalmente gané mientras dormía», bromea. Su mayor pesar es no haber podido ir a la ceremonia y recibir el premio presentado por las estrellas de «True Detective«, Matthew McConaughey y Woody Harrelson. «Ellos anunciaron mi nombre y simplemente divagaron. Probablemente ya fundieron la estatuilla en una pipa de agua». Y mientras que se siente honrado por el triunfo, bromea que viene con un «subtítulo» absurdo. Algo como ‘Actor principal de una serie o drama en el episodio en el que sale con Martin Freeman, pero no en el que sale con Moriarty'».

Lo que sí toma muy en serio es su trabajo en «El Código Enigma«. Cuando Cumberbatch leyó por primera vez el guión de Graham Moore, éste se estaba armando en Warner con nombres como Leonardo DiCaprio y James McAvoy para el papel de Turing. «Estuve en una junta general en Warner Bros., y no sabía quién estaba sentado ahí cuando mencioné mi interés», recuerda. «Descubrí que Leo estaba en él, y pensé ‘bien, he desperdiciado un viaje'». Pero por primera vez en su carrera, dice Cumberbatch, él monitoreó un proyecto. «No fue sino hasta un año después que en verdad se cristalizó para mí».

DiCaprio se salió [del proyecto], y con él, Warner Bros., y cuando firmó el director Morten Tyldum, fue con un plan diferente. «Benedict fue mi primera y única opción para Alan», dice Tyldum. «Cuando piensas en un actor que puede transmitir genio y vulnerabilidad, ese es Benedict». Fue un papel para el cual no audicionó, pero dice que lo hubiera hecho con gusto, si se lo hubieran pedido. «Hubiera hecho volteretas de carro desnudo por las calles llenas de gente sólo por una oportunidad». Afortunadamente -o no, para sus legiones de fans- Tyldum no hizo semejantes demandas.

FOTO: Pari Dukovic para Variety
FOTO: Pari Dukovic para Variety

Cumberbatch no tiene pelos en la lengua cuando habla de Turing, cuya solución al código Enigma de Alemania salvó incontable vidas y acortó la guerra. «Alan Turing es un héroe de guerra, un ícono gay, un hombre cuyo trabajo se extiende hasta nuestras vidas ahora», dice. Pero Turing murió en desgracia; fue procesado por homosexualidad en 1952, y cometió suicidio dos años después. «Él se forjó una vida tan breve y trágica, y aún así tan profundamente importante, determinó al mundo», continúa Cumberbatch. «Y entonces fue desechado por la misma sociedad que él ayudó a mantener a salvo. Recompensado con persecución y prosecución por ser diferente». Fue sólo hasta este año que Turing recibió el perdón de la realeza.

«El Código Enigma» reúne al actor con Keira Knightley, quien interpreta a su prometida en el filme. Los dos trabajaron anteriormente en «Expiación, Deseo y Pecado» de 2007, aunque sus personajes estaban enemistados en esa película. «Benedict es genuino en todos los aspectos», dice Knightley. «Constantemente te sorprende, y es capaz de lo que sea. No fue difícil sentir repulsión por él en una película y enamorarte de él en otra».

Cumberbatch ha interpretado a personas reales anteriormente, más notablemente a Julian Assange en «El Quinto Poder«, una interpretación que no le cayó bien al fundador de WikiLeaks. A pesar de eso, Cumberbatch dice que siempre pone especial cuidado al interpretar a una persona real. «Estoy determinado a no forjar algo bidimensional», menciona. «Pero tienes que dar un salto hacia cómo es la gente a puerta cerrada». De cierta manera, Assange fue una interpretación más fácil, teniendo tantas filmaciones a las cuales recurrir. Con Turing, virtualmente no existía ninguna, aunque Cumberbatch habló con incontables parientes y colegas. «Tuve que hacer trabajo de deducción y ciencia forense para juntar mucho de eso», admite. «Fue una cuerda floja».

Cumberbatch no sólo ha recibido elogios de la crítica, sino también felicitaciones de aquellos que él considera los más importantes. «El cumplido más grande que recibí fue cuando su familia [la de Turing] vino a la premier de Londres, y dijeron (que ver la película) se sintió como tenerlo con ellos de nuevo», dice. «Esa es la única reseña que necesito».

Cumberbatch sabe que sus próximos pasos serán cruciales, siendo tan reconocido ante el ojo público, pero a veces actúa como si pudiera alejar su fama a voluntad. Eligió dar la noticia de su compromiso con la directora de teatro Sophie Hunter a principios de noviembre de la forma más anticuada: haciendo que sus padres publicaran un anuncio formal en la sección de clasificados del diario británico The Times. «Así es como lo hubiera hecho si no estuviera en la posición en la que estoy», explica. «Así que ese soy yo nuevamente tratando de normalizar las cosas».

Aún así, no quiere sonar desagradecido por toda la atención, mencionando «no me consumo en aflicción por haber perdido partes de mi anonimato. Supongo que es porque esto me está pasando a mitad de mis años treintas, no en mis veintes, o siendo adolescente».

Nacido y criado en Londres, Cumberbarch parecía destinado a ser un intérprete -sus padres son los actores Timothy Carlton y Wanda Ventham, quienes también interpetaron a sus padres en «Sherlock»-, pero dice que ellos no lo alentaron para convertirse en actor. «Querían que fuera todo menos eso», revela. «Ellos me solventaron una educación exorbitante y todo su amor; fue totalmente desinteresado y de autosacrificio».

benedict-cumberbatch-oscar-run-2
FOTO: Pari Dukovic para Variety

Si bien jugó con la idea de ser abogado, admite que siempre quiso ser actor. Mientras asistía a la Escuela Harrow a la edad de 12 años, hizo su debut teatral en una versión de puros varones de «El Sueño De Una Noche De Verano» de Shakespeare como Titania, la Reina de las Hadas. Fue cuando interpretó a Salieri en una producción de «Amadeus» en la Universidad de Manchester que recibió la bendición de su padre. Recuerda Cumberbatch, «vino hacia mí después [de la obra], con lágrimas, y dijo, ‘estoy tan orgulloso de ti. Eres mejor de lo que yo he sido o seré, y tendrás una vida maravillosa haciendo esto. No puedo esperar para verlo'».

Cumberbatch se rodea de aquellos que lo conocen de toda la vida -antes de volverse famoso- para mantenerse en tierra, y por lo general trata de mantenerse lejos de las redes sociales excepto por momentos como su video para el Reto de la Cubeta de Hielo para la asociación ALS, en el que lo mojan repetidamente.

No tiene deseos de ser conocido como un mero meme, y dice que la famosa foto de él con U2 en los Óscares de este año no es la clase de momento espontáneo que quiere planear por anticipado. «La cantidad de gente que me pregunta» -aquí hace su mejor acento de Chica del Valle- «‘Ohmidios, ¿puedes fotobombardearme?’ No. No soy un mono de feria. Cuando la cosa se pone verdaderamente banal y reductiva, entonces digo que pasemos a otro asunto».

Por supuesto, le será imposible pasar desapercibido en cuanto comience la temporada de premiaciones; «El Código Enigma» es la gran esperanza del Óscar para la Weinstein Co. este año, y Cumberbatch es la joya de la corona.

Aunque el actor no ha sido probado como protagónico en una película, el copresidente de la Weinstein Co., Harvey Weinstein, estaba convencido de su talento cuando lo vio por primera vez en la producción de «Frankenstein» en el National Theatre de Londres, donde Cumberbatch alternó el papel de la Criatura y del Dr. Frankenstein con Jonny Lee Miller. Dice Weinstein: «Su talento y habilidad es lo que todo realizador de cine sueña con trabajar. Ver cómo no solo capturó la inteligencia de Turing, sino también la emoción detrás del hombre a la vanguardia de las computadoras, haciéndole justicia en verdad a la historia y los sacrificios que Alan Turing hizo durante el transcurso de una vida que fue breve, pero enormemente influyente».

Por su parte, Cumberbatch está promocionando la película tanto como puede, pero dice que lo más importante para él es concentrarse en su trabajo. «Gracias a Dios tengo mecanismos y gente y lugares que me ayudan a lidiar con esto», comenta.

Su único reparo es que el tiempo dedicado en publicidad podrían distraerlo de su trabajo en «Ricardo III». «Si regreso y estoy cansado en el set, o no estoy disfrutando el momento que se me ha dado para interpretar a ese personaje en la pantalla», dice, «nunca me lo perdonaré».

Y en cuando a lo que sigue, Cumberbatch ha sido oficialmente anunciado como el protagónico en el próximo proyecto de Marvel «Doctor Strange«, protagonizando al antiguo neurocirujano que protege a la Tierra de amenazas místicas. Después hay una nueva temporada de «Sherlock» programada para llegar en 2015; junto con otras películas, incluyendo «Black Mass» de Warner Bros., y «Jungle Book: Origins«; así como «Ricardo III«, parte de la serie de la BBC basada en las obras históricas de Shakespeare bajo el estandarte «The Hollow Crown«. ¿Qué puede esperar el público de su interpretación del sanguinario rey? «Unas cuantas decapitaciones, algunos arreglos maritales semi-incestuosos, una joroba y una cojera», comenta, antes de añadir con seriedad, «algo muy sexy, ingenioso y peligroso». El actor también será escuchado en las pantallas este mes, repitiendo su rol como la voz del dragón Smaug en la entrega final de «El Hobbit«.

Y, por supuesto, podría haber un viaje a los Premios de la Academia en febrero. Pero esta vez, promete, no estará dormido si se anuncia su nombre.

¿Qué te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.