Etiquetas

, , ,


Time sin marco

JUGANDO AL GENIO

Una serie de roles exitosos -de Sherlock a Khan a Assange -está convirtiendo a Benedict Cumberbatch en lo que más teme: una estrella.

Por Jesse Dorris (traducción libre de @}—,-)

“Estaba asustado,” dice Benedict Cumberbatch en una voz suave y amable tras el almuerzo en una tarde lluviosa en la Ciudad de Nueva York. Y no está hablando del terrible acto de violencia al que sobrevivió en un viaje a Sudáfrica hace algunos años. Tampoco sobre la intimidante prospectiva de interpretar a algunas de las figuras mas reconocibles del mundo: Stephen Hawking, en una película de BBC del 2004, que fue uno de sus primeros despuntes, o el notorio Julian Assange de WikiLeaks en la película El Quinto Poder que se estrena el 18 de octubre. (N.T. en Europa)

Está hablando sobre privacidad: “Estaba preocupado sobre ser expuesto,” dice. Esto comenzó en 2010, cuando su reinvención de Sherlock Holmes enamoró a legiones de compatriotas (N.T. en masculino)  — y, a grupos de compatriotas (femenino) que se llamaban a sí mismas  ”Cumberbitches” hasta que él le dijo a InStyle U.K. que estaba preocupado “acerca de lo que eso habla del feminismo … Cumberbabes sería mejor.” Cuando la segunda temporada de Sherlock se estrenó en PBS, su nivel de audiencia venció algunas series de culto favoritas como Mad Men, con Cumberbatch como modelo cerebral. “Ser el centro de atención popuar,” dice, “ha sido muy loco.”

FUENTE original

Anuncios